Yugopedia - La información silenciada de UE y EEUU sobre Yugoslavia

Campos de la Muerte de Kosovo: El Informe del TPI

11..11.1999.

(Artículo de Chris Treadway-Stratfor)

El Tribunal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPI) anunció el 10 de nov que había desenterrado 2,108 cuerpos durante su investigación en Kosovo, la primera cifra oficial de las atrocidades denunciadas en la provincia devastada por la guerra.La fiscal, Carla del Ponte, presentó las cifras al Consejo de Seguridad de la ONU en New York.

Según la fiscal, el tribunal ha recibido informes sobre 11.334 cuerpos en 529 fosas. Añadió que sólo se habían hallado 2,108 cuerpos en una tercera parte de esas fosas. Del Ponte afirmó que la investigación internacional que involucra a especialistas forenses de 14 países se reanudará después del invierno. El trabajo de exhumación de cadáveres acabó en Octubre.

El mes pasado, Stratfor publicó los resultados de su revisión propia de atrocidades cometidas durante la guerra. Tras cuatro meses de investigación, comprobamos como los equipos forenses habían encontrado una cifra mucho más baja de cuerpos de los 10,000 que los funcionarios Occidentales habían sostenido para justificar la guerra contra Yugoslavia. Según los informes disponibles desde los equipos forenses que habían entrado en Kosovo, el número de víctimas atribuíbles a atrocidades Serbias se contaba por centenares. Esto provocó implicaciones políticas extranjeras importantes para OTAN y sus gobiernos y para el concepto de soberanía nacional.

La contabilidad de los cuerpos es un paso en la dirección de descubrir qué fue lo que realmente sucedió. Sin embargo, muchos puntos pendientes permanecen sin resolverse. No está claro en el informe de Del Ponte si los cuerpos hallados son todos víctimas de atrocidades serbias; combatientes; víctimas de los ataques de la OTAN, o una combinación de los factores antes citados. Se sabe que hubo numerosas víctimas en enfrentamientos armados entre serbios y OCK durante la guerra, y según OTAN muchos serbios fueron muertos por los bombardeos. La mera ubicación o hallazgo de cuerpos no explica por sí mismos cuantos de ellos fueron víctimas de crímenes de guerra.

Usando las evidencias obtenidas por los equipos forenses, El TPI debe determinar ahora cuántos de esos muertos fueron víctimas de los serbios. El informe Del Ponte no recoge ninguna respuesta a esta pregunta. Nosotros esperaríamos más información al respecto, sobre todo por el hecho de que presumiblemente los forenses ya han proporcionado esa información al TPI ¿Donde están los "Campos de la Muerte" de Kosovo? Traducción de artículo publicado por Stratfor.com

-Stratfor es una organización privada norteamericana fundada en 1995 en Baton Rouge, Louisiana, actualmente domiciliada en Austin, Texas. Está asociada con el Center for Geopolitical Studies. Su actividad se centra en el análisis de la actualidad internacional desde todos los ámbitos. Éstos estudios los efectuan prestigiosos expertos en temas de política internacional, defensa, relaciones públicas y economía. La compañía tiene como clientes las principales empresas norteamericanas en defensa, mass-media, telelecomunicaciones, banca, abogacía, petroquímicas e incluso el propio gobierno norteamericano....-

El presente artículo ofrece el análisis efectuado por Stratfor a principios de octubre de uno de los aspectos más controvertidos de la agresión contra Yugoslavia: El número de cuerpos de albaneses hallados en "fosas comunes" en Kosovo es muy inferior al que se decía el 19 de abril, cuando el Pentágono justificaba la guerra ante la opinión pública occidental por el asesinato masivo de 100.000 albaneses por los serbios "que podrían llegar a ser medio millón, que se teme que hayan sido enterrados en fosas comunes"(Como indicaba el 20 de abril "El Periódico") . Este hecho demuestra una vez más la ilegalidad de la agresión sufrida por Yugoslavia y la absoluta ausencia de justificación moral del conflicto bélico iniciado con los bombardeos del 24 de marzo de 1999.



El resumen

Durante sus cuatro meses de guerra contra Yugoslavia, OTAN argumentó que en Kosovo se estaba cometiendo un asesinato masivo de albaneses. La estimación oficial (junio) indicó que 10,000 Albanéses fueron asesinados por los serbios en una violenta campaña de limpieza étnica. Cuatro meses después de iniciadas las investigaciones internacionales, son sólo unos centenares los cuerpos que se han hallado. El FBI ha encontrado menos de 200. La evidencia apunta pues que los la cifra de albaneses asesinados por los serbios es mucho más baja de lo que se sostuvo. Mientras nuevos hallazgos podrían invalidar este hecho, las evidencias de asesinatos masivos no se han materializado en la medida en que se proclamaron para justificar la guerra. Esto podría tener serias implicaciones políticas para los gobiernos de los paises OTAN

La Justificación para la Guerra

El 11 de Oct., el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia(TPI) informó que en las minas de Trepca en Kosovo, donde los albaneses habían denunciado la presencia de 700 kosovares asesinados por los serbios, no contenían cuerpo alguno. El 14 de octubre, el Departamento de Defensa de EE.UU. hizo pública su versión de la guerra de Kosovo afirmando que la guerra fue una reacción -de Occidente- a la limpieza étnica provocada por el presidente yugoslavo Milosevic. Éste usó "medios brutales para enfrentarse a la crisis expulsando albaneses de Kosovo, intentando agravar la situación interna de los países fronterizos, y fracturar la alianza OTAN"

Los hallazgos efectuados por los investigadores del TPI y las afirmaciones del Pentágono plantean preguntas importantes: Cuatro meses después de la guerra y la llegada de equipos forenses de muchos países, cuántos cuerpos de Albanéses asesinados por los serbios se han encontrado? Esta no es una duda macabra, sino una pregunta razonable, dado el fin explícito de OTAN en la guerra, que era combatir la magnitud de los crímenes de guerra que habrían cometido los serbios. És importante no olvidar que la justificación central de la guerra era para la OTAN impedir la matanza de albaneses de Kosovo

El 22 Marzo 22, el primer ministro Británico Tony Blair explicó en la Camara de los Comunes:

"Nosotros debemos actuar para salvar a MILES de hombres, mujeres y niños inocentes de la catástrofe humanitaria, de la muerte, barbarie y limpieza étnica provocada por una dictadura brutal"

Al día siguiente del inicio de los ataques aéreos el Presidente Clinton indicó:

"Lo que nosotros tratamos de hacer es limitar la capacidad (de Milosevic) de obtener una victoria militar realizando limpiezas étnicas y masacrando gente inocente, haciendo todo lo necesario para forzar un acuerdo de paz"

Dado que la intervención de la OTAN fue la primera acción ofensiva contra una nación soberana, la guerra en Kosovo requirió una justificación considerable.

A lo largo del año, los funcionarios OTAN construyeron su caso, primero calificando la situación en Kosovo como "limpieza étnica" y después calificándola como "genocidio". En Marzo, el portavoz del Departamento de Estado James Rubin indicó a los periodistas que la OTAN no necesitaba probar que los Serbios efectuaban una política de genocidio porque era claro que los crímenes contra la humanidad estaban siendo cometidos. Después de la guerra en Junio, el Presidente Bill Clinton recuperó sus argumentos iniciales al afirmar:

"La OTAN detuvo un deliberado y sistemático esfuerzo de limpieza étnica y genocidio"

Con el paso de los meses la estimación de que los serbios habían realizado una masiva limpieza étnica y matanzas en una operación que la propia OTAN bautizó como "Herradura", fue hinchándose. En un primer momento, los expertos independientes llegaron a la conclusión que , con anterioridad al inicio de la guerra, aproximadamente 2,500 albaneses de Kosovo habían muerto a causa de limpiezas étnicas.

El número de víctimas albanesas creció durante y después de la guerra. Recien iniciada la guerra, los medios empezaron a hacerse eco del número enorme de hombres Albaneses que "habían desaparecido" y a los que se presumía asesinados por los serbios. La pasión de guerra puede explicar esto. Pero el 17 de Junio, antes del fin de la guerra, el diplomático del Foreign Office británico Geoff Hoon informó:

"Según los informes que nosotros hemos reunido, básicamente de los refugiados, sabemos que unas 10.000 personas han sido asesinadas en más de 100 matanzas" aclarando que éstas 10.000 personas eran albaneses asesinados por los serbios.

El 2 de agosto, el número aumentó en 1.000 personas sin razón aparente cuando Bernard Kouchner, administrador principal en Kosovo, dijo que sobre 11,000 cuerpos habían sido hallados en fosas comunes en Kosovo. El afirmó que su fuente era el TPI. Éste indicó categóricamente que no había dado semejante cifra. Inmediatamente Kouchner aclaró que el número de albaneses asesinados era "incierto" . Sin embargo, el número de 10,000 Albaneses muertos a las manos de los Serbios permanece como el número aceptado básico, o por lo menos la última palabra oficial sobre el alcance de las atrocidades.

Sin entrar en el detalle preciso de las cifras, no hay duda que los líderes OTAN argumentaron que la guerra era moralmente justificable aunque de legalidad cuestionable. Si los Serbios no estaban cometiendo genocidio en sentido literal, ellos eran con toda seguridad convictos del mayor asesinato masivo que Europa había visto desde los nazis. El gobierno Yugoslavo negó que el asesinato masivo tuviera lugar, y destacó que el "Ejército de Liberación de Kosovo" (OCK) fabricaba las "pruebas" de esos asesinatos masivos con el fin de justificar la intervención OTAN y la secesión de Kosovo de Serbia. OTAN rechazó todos estos argumentos de Belgrado .

Así, la pregunta sobre la verdad o falsedad de las "pruebas" de asesinatos masivos es mucho más que una materia de interés meramente histórico. Seguramente, hubo un movimiento masivo de refugiados Albaneses, pero éste hecho no justificaba la guerra. La justificación de la guerra vení adada por el hecho de que el ejército Yugoslavo y los paramilitares efectuaban la "Operación Herradura"consistente en la limpieza étnica y asesinato masivo de albaneses , y que la guerra debía acabar esa operación.

Pero el final de la guerra ha traído pocas evidencias, a pesar de la entrada de forenses occidentales que buscaban evidencias de crímenes de guerra. El asesinato masivo es difícil ocultar. La muerte de miles de personas deja necesariamente unas evidencias masivas e innegables. Muchos líderes OTAN que dirigieron cómodamente la guerra desde sus casas; se aferraron a continuas "evidencias" gráficas de los campos de la muerte de Kosovo en los que se cometían matanzas de albaneses para contrarrestar la oposición a la guerra. Estas evidencias ayudarían la alianza a socavar la presidencia de Slobodan Milosevic, ayudando a destruir su apoyo doméstico y energizar sus enemigos

Pese a su importancia, nadie se preocupó de contar realmente las víctimas de la guerra de Kosovo. De las ocho organizaciones de derechos humanos destacados en Kosovo, ninguna se dedicaba específicamente a recuperar víctimas y determinar la causa de su muerte. Estos grupos se limitaban a entrevistar los refugiados y los supervivientes para obtener testimonios sobre las violaciones de derechos humanos, saneando pozos y proveyendo servicios de salud mental a los supervivientes. Todo este trabajo es importante. Pero también lo es la recuperación y la evaluación del número de cuerpos.

Es importante destacar que de la cifra de gente que se suponía vivía en Kosovo antes de la guerra, según funcionarios del gobierno de EEUU faltan 17.000 personas Sin embargo, la metodología para llegar a esta cifra es muy dudosa. La propia OTAN indicó que la mayor parte de los registros civiles fueron destruidos por los Serbios. Seguramente, ningun censo puede dar resultados fiables sobre las personas que vivian en Kosovo inmediatmente antes e inmediatamente después de la guerra. Así, es completamente incomprensible saber de donde sale esta cifra de 17,000. Hay indudablemente muchas personas que no han vuelto a Kosovo, pero eso puede deberse a que muchos refugiados en otros países se han quedado en ellos.

La Investigación

Los muertos que Occidente anticipó no han aparecido hasta el momento y es poco probable que lo hagan ya. La fosa común de Trepca no ha dado resultado alguno. La mayoría de los muertos han aparecido en números pequeños en las partes más rurales de Kosovo, frecuentemente en pozos. Los informes de noticias dicen que las fosas comunes halladas con más víctimas contenían una docena de cuerpos; algunos funcionarios dicen que la fosa mayor contenía 100 cuerpos. Pero los cadáveres se están hallando en número muy inferior al que se halló después de la guerra de Bosnia.

Los esfuerzos en marcha pueden derramar la luz sobre como murieron los albaneses y cuantos fueron muertos por los serbios. El TPI coordina los esfuerzos para investigar crímenes de guerra en Kosovo. Contrariamente a las organizaciones humanitarias, el fin básico del TPI no es hallar a todos los albaneses desaparecidos. Sus investigadores reunen las evidencias para encausar criminales de guerra por cuatro de delitos: violación graves de la Convención de Ginebra, violaciones de las leyes de guerra, y genocidio y crímenes contra la humanidad. El tribunal cree que, sin embargo, será capaz de cifrar el numero preciso de víctimas, aunque no sabe cuando. Un informe puede entregarse en Octubre, según el portavoz de tribunal Paul Risley.

Bajo la guía del tribunal, policías y equipos forenses médicos de la mayoría de los países OTAN y algunas naciones neutrales reciben zonas concretas para investigar. Los equipos han venido desde 15 naciones: Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Islandia, Luxemburgo, Países Bajos, España, Suecia, Suiza, los Reino Unido y los Estados Unidos. Los Estados Unidos han enviado el equipo más grande, con 62 miembros. Bélgica, la Alemania y los Reino Unido tiene cada equipos enviados de aproximadamente 20. La mayoría de los países despacharon equipos de menos que 10 miembros.

Los investigadores han investigado entre 150 y 400 lugares en los que se sospechaba la presencia de cadáveres de albaneses. El proceso investigador es como se indica a continuación: Los investigadores del TPI reciben informes de refugiados o de la KFOR sobre supuestas fosas. Entonces el tribunal despliega cada equipo a una región segura e indica los sitios para ser investigado. Los sitios son o las sepulturas masivas;- que según el tribunal significa más de un de cuerpo en la sepultura -; o los escenarios de crimenes, que contienen otras evidencias. Los equipos exhuman los cuerpos, los cuentan, y realizan autopsias para determinar edad, género, causa de muerte y tiempo de muerte s a objeto de recopilar evidencias para futuros procesos por crímenes de guerra. El subproducto de este trabajo, entonces, es el número real de cuerpos recuperados. Las investigaciones continuarán el próximo año cuando el tiempo permita exhumaciones adicionales.

En la ausencia de un número importante de cuerpos encontrados por los equipos forenses se está intentando sumar las evidencias para saber lo que sucedió en Kosovo. Desde estas evidencias, es claro que los equipos no encuentran números elevados de muertos, y por lo tanto nada justifica que en Kosovo se haya cometido genocidio

El Trabajo del FBI es un buen ejemplo. Con un gran esfuerzo en medios, la agencia ha conducido dos investigaciones separadas, uno en Junio y uno en Agosto, y probablemente realizará otra más. En su visita más reciente, el FBI encontró 124 cuerpos en el sector Británico de Kosovo, según el portavoz FBI Dave de Molinero. Casi todas las víctimas estaban muertas por una herida de arma de fuego en la cabeza o trauma directo de fuerza en la cabeza. Las víctimas tenían edades entre 4 y 94 años. La mayoría de las víctimas pareció haber muerto en marzo o abril. En sus dos viajes a Kosovo desde la guerra, el FBI ha encontrado un total de 30 sitios que contienen casi 200 cuerpos.

Los forenses españoles se prepararon para lo peor. Se les dijo que en Kosovo iban a encontrar verdaderos campos de exterminio. Se les indicó que se preparasen para hacer como mínimo 2,000 autopsias. Pero el equipo no pudo cumplir esas expectativas. No se hallaron fosas comunes, y únicamente encontraron 187 cuerpos, todos enterrados en sepulturas individuales. El equipo Español comparó Kosovo a Ruanda. "Es indudable que se cometieron crímenes, sin duda horrorosos, pero derivados de la guerra". El forense principal Juan Lopez Palafox declaró a El Pais " En Ruanda nosotros encontramos en una sola fosa 450 cadáveres de mujeres y niños, unos encima de otros todos con sus cabezas abiertas."

Los cuerpos habitualmente no aparecen donde los albaneses denuncian la existencia de fosas comunes: Por ejemplo, en Julio una sepultura masiva creida para contener 350 cuerpos en Ljubenic, cerca Pec -un área en la que se produjeron combates-, contenía sólo siete cuerpos después de la exhumación completa. Ha habido casos similares sobre una escala menor, con reclamos iniciales de 10 a 50 cuerpos enterrados que se demostraron falsos.

Los investigadores se han desplazado frecuentemente a sitios de supuestas matanzas, para no encontrar cuerpo alguno.

En Djacovica, los funcionarios del pueblo sostuvieron que 100 Albanéses habían sido asesinados matizando que "los Serbios habían vuelto en medio de la noche, excavado los cuerpos, y se los habían llevado lejos".En Pusto Selo, los aldeanos informaron que 106 hombres albaneses fueron asesinados por los serbios en Marzo. OTAN investigó también los lugares que según fotografías por satélite contenían numerosas sepulturas, pero no se hallaron cuerpos en esos lugares. Los aldeanos sostuvieron que las fuerzas Serbias volvieron y hicieron desaparecer los cuerpos. En Izbica, los refugiados informaron que 150 Albanéses fueron muertos en Marzo. Nuevamente, sus cuerpos no aparecieron en ninguna parte. Noventa - seis supuestos cadáveres de hombres de Klina muertos en Abril tampoco han sido hallados. Los albaneses denunciaron el asesinato de 82 en Kraljan, pero los investigadores aún no han encontrado un sólo cuerpo

Qué Sucedió?

Las matanzas y la brutalidad seguramente se produjeron, y quizá algun día se hallen fosas comunes con albaneses asesinados. Sin embargo, nuestra encuesta e investigación propia entre funcionarios indica que el número de muertos llega como máximo a unos centenares, no millares. Los Albanéses en Kosovo se supone que ya han dado a conocer las mayores -supuestas- fosas comunes con la esperanza de recuperar los miembros de su familia o por lo menos averigar qué sucedió. Estas fosas comunes ya denunciadas tendrían las mayores pruebas y evidencias de los crímenes serbios para los equipos investigadores . El avance de las investigaciones hace dificil de creer que se pueda ya alcanzar la cifra de 10,000 cadáveres a encontrar La matanza de albaneses parece haber sido sobrevalorada por los gobiernos OTAN y los informes de la prensa de sus países

¿Como ha podido ocurrir todo esto?

Por lo visto, los informes de los gobiernos y los observadores se basaban en fuentes controladas por el OCK. Durante la guerra esta confianza en estas fuentes aumentó; los gobiernos confiaron ciegamente en las cifras de refugiados que llegaban en Albania y Macedonia, donde el OCK era un conducto básico de de información. Las relaciones públicas sofisticadas elaboradas por el OCK y la niebla de guerra puede haber generado una percepción que ahora se prueba como mínimo dudosa.

Es claro que nadie contabilizó el número de muertos en Kosovo, aunque tal trabajo podría ayudar a derribar a Milosevic y ayudar a la OTAN en sus esfuerzos para permanecer en Kosovo. Las conclusiones a extraer de las investigaciones a la hora de fechar correctamente las muertes está muy por debajo de las expectativas. En cualquier caso estas sospechas podrían ser fácilmente disipadas por un informe claro por OTAN, las Naciones Unidas, o los Estados Unidos y los otros gobiernos responsables que detallen los hallazgos de los equipos forenses, y den plazos de tiempo para la terminación y resultados. No es claro que el próximo informe del TPI responda todas las dudas actuales. La no existencia hasta el momento de un informe que demuestre que se han asesinado a millares de Albaneses es sospechosa. En buena lógica Clinton, Blair y los otros líderes deberían estar ansiosos para demostrar la justificación moral de la guerra

Lo realmente importante es cuántos albaneses fueron asesinados en Kosovo. Las implicaciones políticas son considerables. Hay una línea entre la opresión y asesinato masivo. Puede que no sea un matiz nítido, pero la distinción entre centenares de muertos y decenas de miles es clara. Este hecho tiene implicaciones serias no solamente para la honradez de la OTAN, sino también para la noción de soberanía. Si un puñado de personas es asesinado, unas docenas de personas, por ejemplo ¿ la comunidad internacional tiene el derecho a intervenir por la fuerza? Por las mismas reglas que la OTAN ha establecido como precedente, la magnitud de matanza puede acabar por favorecer intervenciones sin motivo. Políticamente, la alianza dependió completamente de los Estados Unidos para la información sobre la guerra. Si los Estados Unidos y OTAN se equivocaron, entonces los gobiernos de Europa que tuvieron serias críticas por su apoyo a la OTAN, tales como los gobiernos Italianos y Alemanes, pueden estar en peligro. La confianza de los gobiernos europeos en el liderazgo e inteligencia DE EE.UU. podría declinar severamente. Influidas por diversos escándalos y las dudas sobre su política exterior, la administración Clinton ya ha influido seriamente sobre varios sucesos mundiales. Esta influencia podría caer . Son muchas las consecuencias del hecho de que las atrocidades serbias sean considerablemente falsas.



Versión original

ScrewTurn Wiki version 2.0.31. Some of the icons created by FamFamFam.